Azulejos

El azulejo es una de las expresiones culturales de mayor impacto en Puebla y España y una de las contribuciones más originales a la cultura universal.

El azulejo, en cualquier parte del mundo, ha sobrepasado ampliamente su mera función utilitaria o su destino dentro de las artes decorativas para alcanzar el estatuto trascendente de Arte, como intervención poética en la creación arquitectónica y urbana.

La palabra azulejo es una de las tantas que han pasado del árabe al portugués y al castellano. Designa una placa de cerámica, un ladrillo, con una de sus caras decoradas y vidriadas.

Su utilización es común también en otros países, sobre todo en España, México, Italia, Holanda, Turquía, Irán o Marruecos, pero en Puebla, por ejemplo, adquiere una importancia particular dentro del conjunto de la creación artística. Por varias razones:

  1. Por su uso ininterrumpido durante cinco siglos.
  2. Por su aplicación como elemento arquitectónico para revestir grandes superficies interiores y fachadas de edificios.
  3. Por el modo como ha sido entendido a lo largo de los siglos, no sólo como arte decorativo, sino también como expresión de la renovación estética y del imaginario artístico.